Un cuento sobre la igualdad y el buen humor de Irene Estrada

Compártelo:

Compartir en FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Compartir en LinkedIn
image_pdfimage_print

Entrevista a Irene Estrada.

Eres conocida por una larga trayectoria profesional en el campo de la psicología y el bienestar social y como autora de libros técnicos y de divulgación, de artículos científicos y de cuentos para mayores… y ahora en plena madurez, publicas un cuento infantil de doce páginas ilustrado por dos niñas de cuatro y seis años. ¿A qué se debe este inesperado giro?

Hace unos años abandoné el trabajo en la Administración para dedicarme a hacer las cosas que realmente deseaba. Y no me refiero solo a vivir más placenteramente, sino también a escribir e impartir docencia de una manera libre a través de conferencias, talleres, colaboraciones ocasionales con la universidad y cosas así.

¿Solo se debe a un deseo o hubo además algún desencadenante concreto?

Claro que hubo algo o mejor, alguien más. Se llaman Marta y Sofía  y son mis nietas. Ellas tienen mucha imaginación. Les gusta que les cuente cuentos, interrumpirme para preguntar o introducir una nueva aventura o un giro en la trama. Luego hacen dibujos sobre lo que hemos inventado. Le ponen mucho entusiasmo e ilusión. Esta actividad nos hace sentirnos contentas y muy unidas.

la-bruja- de-la-lampara-irene-estrada-e-thinking-formación

Pie de foto: La Bruja de la Lámpara, ilustrado por Marta y Sofía Moscardó.

 

¿Cuál es su contenido? ¿Pretende transmitir algún mensaje, alguna enseñanza psicológica?

La bruja de la lámpara es ante todo un cuento muy divertido y lleno de humor. No pretendíamos transmitir ningún mensaje ni enseñanza, pero sí que afloraron nuestros valores, sin que en ningún momento lo buscáramos. Tenemos una heroína y no un héroe, no existe príncipe azul y es una niña la que resuelve el conflicto. Tampoco hay un hombre malo, la idea que se transmite es la de igualdad.

¿Si no hay un malo, hay una mala?

Hay una bruja que gasta bromas ingeniosas, divertidas y también demasiado pesadas, pero la niña resuelve el conflicto de una manera muy aguda, pacífica e inclusiva. Al final de la historia hay una fiesta, pero no desvelaré en qué consiste.

¿Por qué una revista científica como la Revista de Treball Social. Col•legi Oficial de Treball Social de Catalunya dedica un artículo a este cuento infantil?

Porque está dentro de una línea de investigación puntera: las relaciones integeneracionales. También porque tanto en el proceso de creación como en el texto se reflejan comportamientos incompatibles con la violencia y sí con el afecto positivo.

¿Para cuándo el próximo cuento?

En ello estamos.

 

ENLACES:

 

Actualmente no hay comentarios.

Deja un comentario