¿Por qué un vídeo de Juan José Millás?

Juan José Millas
Compártelo:

Compartir en FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Compartir en LinkedIn
image_pdfimage_print

Porque no sólo de Psicología vive el psicólogo. En este mismo sentido podemos construir el resto de razonamientos para maestros, educadores, trabajadores sociales, sexólogos…

En este vídeo puedes escuchar la definición de algunas palabras de su Diccionario Enciclopédico Histórico.

Cuando Millás dice “Histórico”, se refiere a su propia historia, una lista alfabética de vocablos y el correspondiente nexo con su anecdotario: albino, aborto, abúlico, ave María

En la conferencia apunta que cada persona tiene un diccionario personal y que todos son igual de disparatados. Sí, tú también lo tienes.

Cada palabra está unida a una historieta, a un escenario, a un objeto concreto. Cada término, además del significado de la Real Academia, tiene otro biográfico, emocional, familiar…

Tantos significados como personas y sus correspondientes reformulaciones a lo largo de la vida. “Morir” o “sexo” no tenían la misma connotación hace diez años que ahora.

Pioneros fueron los psicoanalistas en este juego de la asociación libre.  Que de libre no tiene nada, porque la asociación se impone sin pedirnos permiso; como un elefante blanco, cuando alguien nos pide que no nos lo imaginemos.

Si preguntas a cualquiera qué simboliza o qué le evoca una palabra -da igual cuál- ; obtendrás definiciones cargadas de valor –valiosas-.

(NOTA: Puede ser también una dinámica grupal interesante para “romper el hielo”  y para indagar en los significados, que como estamos viendo sólo pueden ser personales. Funciona).

Estas asociaciones son un punto de partida para tirar del hilo, para conocer su historia y debilitar la frontera que nos separa del mundo interior de quién tenemos enfrente.

Las palabras (del otro) son la materia prima de nuestros oficios, las herramientas profesionales con las que intervenir, o quizá ésta sea tan sólo una división didáctica sin demasiado sentido.

Pensándolo mejor, las palabras, todas, forman un ecosistema. Puede estar equilibrado o desequilibrado. Cuando nos desequilibramos sólo la introducción de nuevos vocablos, la reproducción de los mismos, su re-significación o la destrucción de algunos, puede restablecer la armonía.

Conocer en profundidad nuestro ecosistema y el de los otros…y saber movernos por esa selva, es nuestro trabajo. Con esta conclusión incompleta, sin matices, que sólo puede ser enriquecida con más palabras, cierro este soliloquio.

Empiezo y termino –agradecido- con Millás, que no ha hecho más que revolucionar y enriquecer mi biografía léxica, con una cita:

“Si al abrir la boca en lugar de palabras, nos salieran libélulas, estudiaríamos entomología para conocernos mejor. Pero las palabras son también formas biológicas perfectamente articuladas que segregan ideas como las serpientes veneno o las abejas miel”.

(Juan José Millás. Palabras. El País. 8 de octubre de 1999).

Vídeo: Juan José Millás. Extracto de la conferencia Las palabras en la Biblioteca Nacional de España.  25 minutos.

 

Gracias Millás.

Escrito por Miguel Roa Polo. Psicólogo social y Sexólogo.

 

Actualmente no hay comentarios.

Deja un comentario