Reconocer la violencia sexual más allá del estereotipo.

violencia sexual, Psicología, intervención social, sexología, educación, formación, cursos
Compártelo:

Compartir en FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Compartir en LinkedIn
image_pdfimage_print

Entrevista con Adriana Fernández Caamaño sobre la violencia sexual.

Autora y tutora del curso “Análisis teórico de la violencia sexual y claves para intervención psicosocial con mujeres supervivientes”.

La violencia hacia las mujeres se manifiesta de muchas formas ¿por qué has elegido abordar específicamente la violencia sexual en el curso?

Se han dado grandes pasos a nivel legal y social para luchar contra la violencia hacia las mujeres, sin embargo, la violencia sexual no es considerada aún un tipo de violencia de género.

Existen formas de violencia sexual que no implican directamente la genitalidad, los golpes y/o las amenazas directas. Estas formas de violencia están totalmente invisibilizadas y en ocasiones normalizadas por muchas personas. No reconocemos una situación de violencia sexual, más allá del estereotipo de la violación de un desconocido en un portal por la noche.

En la mayor parte de las situaciones los agresores son familiares, amigos o parejas.

Es necesario profundizar y analizar los elementos en el fenómeno de la violencia sexual, para mejorar la salud de las mujeres. Fomentar una denuncia legal y social, es imprescindible para avanzar en pro de la igualdad y de los derechos humanos.

 

¿Por qué consideras que la violencia sexual está invisibilizada?

Porque estamos hablando de poder.

A través de la violencia hacia las mujeres se siguen generando dinámicas y patrones de conducta desiguales. Para justificar las agresiones sexuales de hombres hacia mujeres se ha mantenido la idea de descontrol de los impulsos sexuales fruto de la testosterona masculina.

A lo largo de la historia, cuando un pueblo en guerra invadía a otro, las primeras actuaciones de subordinación, eran las violaciones hacia las mujeres del pueblo vencido. Este es un ejemplo de cómo la violencia sexual hacia las mujeres, es un acto puro de poder

¿Qué medidas habría que tomar para erradicar la violencia sexual?

La prevención es la clave. Este tipo de violencia se aprende desde la infancia, lo que hace imprescindible invertir en educación, y comenzar a intervenir desde la escuela y en la familia.

Es necesario fomentar nuevos patrones de relación sana, de buen trato y de una sexualidad alejada de patrones rígidos.

Es preciso un mayor compromiso institucional que apueste por medidas sociales específicas en violencia de género, a través de tres ejes fundamentales: la prevención, la sensibilización y la intervención.

 

¿Afecta a tu vida personal trabajar directamente con casos de violencia sexual?

Efectivamente conocer en profundidad este tipo de violencia y trabajar con personas que la han sufrido, te hace desarrollar una mayor sensibilidad.

La frustración y rabia por desvirtuar la gravedad del delito son emociones habituales en situaciones cotidianas de mi día a día laboral y esto afecta a mi vida personal.

Este malestar no está tan relacionado con el trabajo profesional que desarrollo en sí mismo, sino con la agudeza en el análisis que facilita la perspectiva de género para observar los problemas sociales y que llevo incorporada de serie.

Las imágenes que me relatan las usuarias he conseguido dejarlas en el despacho la mayor parte del tiempo. Este es uno de los objetivos del curso. Es imprescindible que las y los profesionales que trabajamos directamente con la violencia aprendamos a cuidarnos profesional y personalmente, para poder vivir y trabajar cada día mejor.

 

Una respuesta a “Reconocer la violencia sexual más allá del estereotipo.”

  1. Javier 7 agosto, 2014 en 2:26 pm #

    Coincido en que el modo de solucionarlo es educando desde la infancia, ojala las autoridades se pusierab las pilas en esto.

Deja un comentario