Los grupos de ayuda mutua, para la participación de las personas drogodependientes.

Compártelo:

Compartir en FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Compartir en LinkedIn
image_pdfimage_print

Las personas drogodependientes encuentran graves dificultades a la hora de participar debido a la ausencia de trayectoria participativa y la idea generalizada – en gran parte de la población – de que el Estado, las instituciones y los profesionales son quienes tienen que intervenir de forma exclusiva para solucionar los problemas.

 

grupos de ayuda mutua o auto-apoyo (GAM)

Foto: Joris Louwess

Impulsar grupos de ayuda mutua o auto-apoyo (GAM) desde los programas de reducción de daños y riesgos (PDR) facilita que las personas usuarias participen adquiriendo un papel activo, implicándose en el desarrollo del programa e incluso constituirse en grupo de presión sobre las políticas que les afectan.

Katz define los GAM como “grupos pequeños y voluntarios estructurados para la ayuda mutua y la consecución de un propósito específico. Estos grupos están integrados habitualmente por iguales que se reúnen para ayudarse mutuamente en la satisfacción de una necesidad en común, para superar un hándicap común o problemas que trastornan la vida cotidiana, y conseguir cambios sociales y/o personales deseados. Los iniciadores y miembros de estos grupos perciben que sus necesidades no son o no pueden ser satisfechas por las instituciones sociales existentes.”

Existe una amplia diversidad de GAM según quien los impulsa, dinamiza y participa. En algunos de ellos la participación de los profesionales debe limitarse al inicio, durante unas cuatro sesiones, con el objetivo de orientar al grupo en sus comienzos y estar disponibles siempre que se les necesite, para responder a cualquier duda y para mediar en el caso que surjan problemas, que no puedan ser solucionados por los usuarios actuando como mediadores.

La responsabilidad de dinamizar el grupo recae sobre la figura del facilitador. El facilitador es elegido democráticamente entre las personas que participan en el grupo. Sus funciones son moderar y hacer de nexo de unión entre el grupo y los profesionales. El facilitador recibe formación para llevar a cabo su tarea de moderador a cargo de los profesionales. Además, puede formarse como agente de salud.

Los agentes de salud son personas usuarias elegidas para ser formadas sobre el VIH/sida, uso de drogas con menos riesgos, atención a sobredosis, prevención en las relaciones sexuales, etc. El motivo de la elección es la capacidad de liderazgo dentro del grupo. La información de trasmita el agente de salud al resto de usuarios siempre será más creíble que si lo hace un profesional debido a su condición de pares o iguales.

Los GAM pueden variar según las personas que los componen. Pueden formarse por personas drogodependientes y/o con VIH/sida, por familiares y personas más allegadas o ambos a la vez. De manera reciente se han creado GAM para los profesionales, ya que ciertos colectivos enfrentados a lo largo de toda su vida profesional a situaciones estresantes pueden necesitarlos para poder acometer eficazmente su labor (S. Ródenas Picardat).

 

Las personas que participan en los GAM encuentran en ellos la posibilidad de ser los protagonistas de los cambios en sus vidas y la de sus iguales, mejorando el empoderamiento personal y colectivo, adquiriendo un papel activo, pasando de objeto a sujeto.

 

Joan Salvador Muñoz, Técnico Superior en Integración Social: Este artículo es un ejercicio práctico del curso Análisis teórico, estrategias e implementación de la reducción de daños y riesgos con personas drogodependientes.

 

 

Bibliografía:

 

Roca Soriano, Francina (1998): Los “desconocidos” grupos de ayuda mutua. Cuadernos de Trabajo Social nº11. Madrid. Ed. Universidad Complutense.

 

Ródenas Picardat, Sonia (1996): Grupos de ayuda mutua: una respuesta alternativa en la práctica del trabajo social. Cuadernos de Trabajo Social nº4. Alicante. Universidad de Alicante. Escuela Universitaria de Trabajo Social.

 

Rivera Navarro, Jesús (2004): Asociaciones y grupos de ayuda mutua: un nuevo paradigma en el ámbito de la salud. Revista Internacional de ciencias sociales y humanidades. Ciudad Victoria. Universidad Autónoma de Tamaulipas.

 

 

 

Actualmente no hay comentarios.

Deja un comentario