Hacienda NO somos todos

Compártelo:

Compartir en FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Compartir en LinkedIn
image_pdfimage_print

Esta campaña promovida por Oxfam Intermón plantea una verdad incómoda que no nos apetece recordar.

 

Enumera diez propuestas que, pese a lo que digan los expertos alimentados por los poderosos, son posibles y sólo dependen de la voluntad política.

10 CAMBIOS NECESARIOS PARA UNA REFORMA FISCAL JUSTA

  1. La política fiscal debe combatir la desigualdad al margen de intereses partidistas, contribuyendo a una sociedad más justa y equitativa.

  2. Hay que recaudar lo suficiente para financiar un modelo social que garantice servicios públicos de calidad e igualdad de oportunidades.

  3. Se debe aplicar “tolerancia cero” al fraude fiscal, incluyendo medidas que pongan freno a la impunidad de los evasores.

  4. Los privilegios y la opacidad de los paraísos fiscales deben desaparecer.

  5. Recaudar más no puede suponer aumentar el esfuerzo fiscal de las clases medias y los más pobres. Quien más tiene, ha de contribuir más.

  6. Todos, empresas e individuos, deben tributar en función de su capacidad y de su actividad económica real, sin privilegios, ni excepciones.

  7. Las grandes fortunas y las rentas del capital tienen que contribuir en mayor medida, para reducir la presión sobre los salarios y el consumo.

  8. El sistema tributario tiene que ser progresivo y equitativo en su conjunto sin medidas que favorezcan los intereses de unos pocos.

  9. Los beneficios fiscales deben ser excepcionales y solo deben aplicarse, si permiten crear valor real y duradero (como la creación de nuevos empleos de calidad).

  10. Una buena política tributaria requiere un debate público abierto, transparente y con participación ciudadana.

 

Para poder garantizar la educación, la sanidad y los servicios sociales “sólo” es necesaria una reforma fiscal que consiga lo que dice el televisivo eslogan oficial: que Hacienda seamos todos y todas, también los millonarios/as.

Deportistas de lo más patriotas, empresarios venerados, y demasiados políticos tributan en otros países más acogedores o directamente no tributan, escondiendo sus fortunas primero en maletas y después en paraísos fiscales.

Desde aquí una línea, para homenajear a los funcionarios que intentan hacer su trabajo lo mejor posible y atrapar a “peces gordos del fraude”, pero a veces la propia ley se lo impide. (No incluyo al ministro Montoro).

Cristobal Montoro

Cristóbal Montoro

Es mentira el mantra de que “no hay dinero”: además de despilfarrado –esa es otra historia- está escondido, está blanqueado por las amnistías del gobierno, está mal repartido…

Si quieres apoyar la iniciativa entra en http://www.desigualdad.org

Escrito por Miguel Roa Polo. Psicólogo social y Sexólogo.

 

Actualmente no hay comentarios.

Deja un comentario