“Drogodependiente”, una etiqueta que nos impide ver.

eva guitierrez, reducción de daños, drogas,
Compártelo:

Compartir en FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Compartir en LinkedIn
image_pdfimage_print

Eva Gutiérrez Hernanz es autora y tutora del curso “Análisis teórico, estrategias e implementación de la reducción de daños y riesgos con personas drogodependientes”

 

¿Por qué elegiste diseñar el curso “Análisis teórico, estrategias e implementación de la Reducción de daños y riesgos con personas drogodependientes”?

Creo que donde más podemos aportar a otras personas es en aquellas cuestiones en las que tenemos más experiencia y, al mismo tiempo, nos apasionan. Este ha sido el motivo de mi elección.
Me atrae el ejercicio de la reflexión y actualización necesaria para diseñar este tipo de cursos, pero sobre todo el intercambio con otros/as profesionales que se produce en un proceso formativo.
Este curso es importante porque es necesario seguir apostando por estrategias e intervenciones desde una óptica de reducción de daños o de baja exigencia, adaptadas a la realidad cambiante de la dinámica del consumo y la drogodependencia. Mejorar la calidad de vida de la persona, por poco que sea, significará un éxito de la intervención.

Llevas 18 años dedicada a la intervención social, ¿hasta qué punto tu formación como psicóloga ha influido en tu forma de trabajar?

 

Me ha influido mucho y de distintas maneras.
Todo empezó con la elección que hice, todavía estudiando en la Universidad, de formarme y desarrollarme profesionalmente en el ámbito de las drogodependencias, VIH/sida y con personas en situación de exclusión social.
La psicología me ha permitido conocer en profundidad a la persona que hay detrás de aquellos y aquellas a quienes colocamos una etiqueta, casi siempre muy reduccionista y superficial. Drogodependiente, también es una etiqueta que en ocasiones nos impide ver lo que tenemos delante de los ojos.
Una cuestión muy importante es tener la capacidad de valorar, como un tesoro, todo lo que las personas con las que intervenimos depositan en las y los profesionales, dando el valor que se merece su biografía y su palabra.

 

¿Cuál crees que es la mayor dificultad para trabajar con las personas drogodependientes?

La verdad es que hay muchas dificultades. También es cierto que trabajar con personas, independientemente de su perfil, siempre es complejo.
En el caso de personas drogodependientes, una gran dificultad es la desconfianza generalizada en torno a la realidad propia y su entorno. Suelen tener una firme creencia de que su situación no puede cambiar y que su vida no puede ser diferente.
Esta creencia frustra al profesional y dificulta encontrar un resquicio inicial para la intervención y una motivación para el cambio. A la vez que nos genera un interrogante: ¿no será solo una excusa para mantener su status quo y evitar cualquier cambio?

 

¿Qué claves puede aportar a un profesional de la intervención social y educativa el curso que impartes?

Teoría y aplicación práctica irán de la mano de forma equilibrada y pareja.
Podremos profundizar en los interrogantes y dificultades con que nos topamos a diario cuando trabajamos con personas drogodependientes muy deterioradas, y que suelen obviarse habitualmente.
Por ejemplo, daremos respuesta al interrogante planteado en la pregunta anterior, y veremos si estamos ante excusas o ante dificultades reales para el cambio. Analizaremos cuáles son esas dificultades e intentaremos transformarlas en herramientas para el cambio y para mejorar la calidad de vida.
Dejaremos también espacio para la comprensión y gestión de las emociones, propias y ajenas, presentes en nuestro ejerció profesional.

 

 

Actualmente no hay comentarios.

Deja un comentario