Personas resilentes: coaching sistémico y resiliencia desde un enfoque contextual

Compártelo:

Compartir en FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Compartir en LinkedIn
image_pdfimage_print

 

Vivimos en un mundo en el que de vez en cuando encontramos personas dignas de nuestra admiración por reponerse y salir fortalecidas de situaciones que han vivido, cuando menos traumáticas y que, en general, serían difíciles de superar. Estas son personas resilientes.

En los procesos de coaching, las personas buscan cómo desarrollar nuevas estrategias de pensamiento y acción, nuevas habilidades o capacidades que les permitan mejorar y transformarse personalmente.

Entonces, ¿Son el coaching y la resiliencia dos disciplinas que estudian prácticamente lo mismo? ¿Sería posible trabajar desde el coaching la promoción de la resiliencia?

El coaching se trabaja desde varias perspectivas, pero en este artículo lo que se pretende es relacionar la perspectiva del coaching sistémico con la promoción de la resiliencia desde un enfoque contextual.

Nos encontramos en constante interacción con los contextos que nos son más cercanos y establecemos relaciones, quizá algo menos íntimas con aquellos que nos engloban de manera más general. Pero somos seres sociales por naturaleza y, por lo tanto, no podemos obviar de ninguna manera los sistemas en los que nos movemos.

La resiliencia tiene que trabajarse a través de las interacciones entre el individuo y los contextos en los que se halla. Es por esto que hemos tomado como referencia la teoría ecológica de Bronfenbrenner (1979) y su relación tanto con la resiliencia como con el coaching.

Bronfenbrenner (1987) define el desarrollo como la acomodación progresiva y mutua entre un ser humano en crecimiento y las propiedades cambiantes de su entorno y del contexto global en que se inserta.

Urie Bronfenbrenner nació en Moscú el 29 de abril de 1917 y fue un psicólogo que abrió la teoría de sistemas ambientales que influyen en el individuo y en su desarrollo como ser humano. Su teoría es una de las más aceptadas en el campo de la Psicología Evolutiva moderna y se basa en la existencia y co-existencia de seis sistemas.

Urie Bronfenbrenner nació en Moscú el 29 de abril de 1917 y fue un psicólogo que abrió la teoría de sistemas ambientales que influyen en el individuo y en su desarrollo como ser humano. Su teoría es una de las más aceptadas en el campo de la Psicología Evolutiva moderna y se basa en la existencia y co-existencia de sistemas.

Es decir, que la persona es influida e influye en todos los ambientes que le rodean y en todas las personas con las que se relaciona. Bronfenbrenner (1987) analiza los ambientes en términos de sistemas. Éstos son:

  1. Microsistema: Es el complejo de relaciones entre el sujeto y el contexto más inmediato en el que se encuentra.
  2. Mesosistema: Son las relaciones que se establecen entre los microsistemas, es decir, entre dos o más entornos en los que la persona participa activamente.
  3. Exosistema: Son los entornos en los que la persona no participa activamente pero en los que se producen hechos que afectan al ambiente de la misma (estructuras sociales).
  4. Macrosistema: Son los esquemas y valores culturales, económicos y políticos de una sociedad (ideología de una sociedad).
  5. Cronosistema: Es el momento histórico o el transcurso del tiempo en el que el individuo se desarrolla.

Siguiendo esta teoría, la resiliencia se entendería como un proceso dinámico en el que las influencias del ambiente y el individuo interactuarían en una relación que permitiría a la persona adaptarse y responder positivamente en presencia de la adversidad.

La resiliencia, por tanto, no puede entenderse como una capacidad que pueda desarrollar un individuo por sí solo, sino que se construye a través de interacciones en el medio ambiente (familia, barrio, comunidad). (Brooks, 2006).

El coaching sistémico por su parte, comparte el enfoque y la mirada global con la teoría ecológica y permite que la persona haga visible y contextualice las interrelaciones existentes entre los diferentes elementos que existen entre ella misma y su objetivo.

Por lo tanto, facilita una mayor autoconciencia y comprensión de su realidad, una mayor adquisición de responsabilidad en el proceso de cambio y por tanto, nuevas posibilidades para la acción y el cambio de posición respecto a la consecución de su objetivo.

Es decir, en los procesos de coaching sistémico, las personas van a adquirir nuevas herramientas de análisis y de acción que facilitan los mecanismos de resiliencia.

De esta manera podremos empoderar a las personas y que se sientan capaces de controlar y regular sus emociones no satisfactorias adaptándolas y desarrollando nuevos pensamientos que les lleven a actuar de la manera deseada.

Así pues, podemos afirmar rotundamente que existe una clara relación entre la resiliencia y los procesos de coaching sistémico. Al fin y al cabo, ambos procesos (resiliencia y coaching) permiten que las personas se trasladen desde el lugar donde están, al lugar donde quieren estar.

 

María Mondéjar Rodríguez. Graduada en Educación Social.

Este artículo es un ejercicio práctico del curso “Coaching para el desarrollo personal y la intervención socioeducativa”.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Bronfenbrenner, U. (1987). La ecología del desarrollo humano. Buenos Aires: Paidós.
  • Brooks, J. E. (2006). Strengthening Resilience in Children and Youths: Maximizing Opportunities through the Schools. Children and Schools, 28, 69-76.
  • Ehrensaft, E. y Tousignant, M. (2003). Ecología humana y social de la resiliencia. En M. Manciaux (comp.). La resiliencia: resistir y rehacerse (2003), 159-174. Barcelona: Gedisa.

 

Actualmente no hay comentarios.

Deja un comentario